Martes, 25 de Septiembre de 2018 - 10:56 am

¡Y dale con la higiene!

Total de votos: 10
Vota por este contenido.
Publicado: 
Miércoles, 26 Agosto 2015
Por: 
Marcía Rodríguez
Marcía Rodríguez
Imágenes: 
Archivo Web
Lavado de manos. Foto: Archivo Web.

A veces llegamos a casa, la barriga comienza a doler, le echamos la culpa al hartazgo de tamales que nos dimos en la playa y remedio santo. Pero… los alimentos se pueden contaminar de diversas maneras. Los que están más propensos son las carnes rojas y de aves de corral, huevos y otros elaborados a partir de ellos, productos lácteos, verduras crudas y pescados o mariscos.

Para impedir contagios debemos:

Lavarnos, enjuagarnos y secarnos bien las manos antes y después de manipular cualquier alimento y de usar el servicio sanitario.

Fregar todos los utensilios y tablas de picar con agua caliente y detergente después de cada preparación y antes de pasar al siguiente.

Evitar la contaminación entre diferentes alimentos, separando las carnes y mariscos de otros ingredientes como frutas y verduras.

Los huevos, por ejemplo, se deben cocinar hasta que la clara y la yema endurezcan; el pescado debe tener un color opaco al cocinarse y las escamas deben salir con facilidad. Las carnes rojas y de ave deben alcanzar una temperatura interna de 160 y 180 grados, respectivamente. Las comidas sobrantes deben guardarse en el refrigerador para luego recalentarse a una temperatura de, por lo menos, 165 grados.

Usar guantes para cocinar si tus manos tienen cortaduras o irritaciones en la piel.

Recuerda que en el verano se exacerban las enfermedades digestivas. Extremar la higiene de los alimentos garantiza pasar unas vacaciones saludables.

 

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 347457
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M