Martes, 18 de Septiembre de 2018 - 7:41 pm

De Oriente a Occidente

Total de votos: 10
Vota por este contenido.
Publicado: 
Sábado, 31 Diciembre 2016
Por: 
Lucía Sanz Araujo
Fidel Castro Ruz, entrando a la Habana en la caravana, el 8 de enero de 1959.

Durante estos días seguramente has escuchado hablar, una y otra vez, acerca de la Caravana de la Libertad.
Se trata de la ruta que siguió, a lo largo de mil kilómetros, el Ejército Rebelde tras el triunfo de la Revolución Cubana. Abarcó del 2 al 8 de enero de 1959 y a lo largo del trayecto el pueblo de Cuba recibió con extraordinario júbilo a los victoriosos combatientes de la Sierra Maestra encabezados por Fidel Castro Ruz.
Numerosas fotografías, documentales y kinescopios dan fe del triunfal recorrido de los barbudos que venían desde las montañas orientales. Hoy, carteles, sellos de correos y obras de arte reflejan aspectos destacados de ese trayecto que en la madrugada del 2 de enero partió, rumbo a la capital cubana, desde Santiago de Cuba por el camino viejo de El Cobre y tomó la Carretera Central, hasta Palma Soriano.
En tierras camagüeyanas, en la Plaza de la Caridad, el líder histórico de la Revolución diría:
"Cuando hoy atravesaba las calles de esta ciudad (…) parecía que todo era una alegría inmensa en los rostros, y yo pensaba (…) detrás de cada rostro que se alegra, ¿cuántas preocupaciones habrá? ¿Cuántos de aquellos hombres y mujeres que caminan, que rebosan de júbilo, cuántos tendrán trabajo? ¿Cuántos tendrán un centavo en el bolsillo? ¿Cuántos tendrán la seguridad de que si se enferma su hijo o un hermano van a tener con qué comprarle una medicina? (…) Yo estoy seguro de que detrás de aquellos rostros de aquel hombre o mujer humilde, cuando pase el instante y vuelvan a su casa, volverán a su mente el cúmulo inmenso de preocupaciones de cada uno de ellos (…) La libertad no es todo. La libertad es la primera parte, es la libertad para empezar a tener el derecho a luchar."
Ya el 3 de enero, el Comandante en Jefe se entrevistó con Camilo Cienfuegos, quien había ido a informarle sobre importantes cuestiones; dos días después, el Che viajaría a Camagüey con ese mismo fin.
Al mediodía del 5 de enero Fidel le hablaría al pueblo congregado frente al Parque Leoncio Vidal; seguiría hasta Cienfuegos y en la madrugada del 7 de enero, frente al histórico parque José Martí diría:
"Por poco me olvido de Cienfuegos al querer llegar rápidamente a La Habana (…) pero aquí hay que venir solo para saludarlos a ustedes e inclinarme reverente en tributo a los héroes del 5 de septiembre."
Manacas, Colón, Matanzas, Cárdenas —allí visitaría la casa natal de José Antonio Echeverría y el cementerio donde deposita flores y le rinde homenaje al líder de la Federación Estudiantil Universitaria— tienen la posibilidad de verlo y compartir con los rebeldes.
En territorio habanero, la caravana pasaría frente al Castillo de Atarés, los elevados del ferrocarril y la planta eléctrica de Tallapiedra.
Particular significación reviste el hecho d que frente a la sede de la Marina de Guerra, se hallaba atado al muelle, el yate Granma. Fidel se bajó el del tanque que lo conducía y abordó la embarcación junto a otros oficiales del Ejército Rebelde.
Al llegar al entonces Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, Fidel le habla al pueblo desde la terraza norte, sigue por el Malecón y sube por la calle 23, ya en La Rampa conversaría con algunos artistas.
La caravana enfila hacia Marianao, hacia el Campamento de Columbia —hoy Ciudad Libertad— y pronunciaría un emotivo discurso.
"Se ha andado un trecho, quizás un paso de avance considerable. Aquí estamos en la capital, aquí estamos en Columbia, parecen victoriosas las fuerzas revolucionarias; el gobierno está constituido, reconocido por numerosos países del mundo, al parecer se ha conquistado la paz; y, sin embargo, no debemos estar optimistas. Mientras el pueblo reía hoy, mientras el pueblo se alegraba, nosotros nos preocupábamos; y mientras más extraordinaria era la multitud que acudía a recibirnos, y mientras más extraordinario era el júbilo del pueblo, más grande era nuestra preocupación, porque más grande era también nuestra responsabilidad ante la historia y ante el pueblo de Cuba"
El acto que cerró el recorrido de la Caravana de la Libertad concluyó alrededor de las dos de la madrugada del día 9 de enero de 1959.
El 17 de enero de 1959 Fidel visitó Pinar del Río, este recorrido comprendió las cabeceras municipales de: Candelaria, San Cristóbal, el parque de San Diego de los Baños, en Los Palacios, Consolación y la ciudad de Pinar del Río.
* Con informaciones de ECURED

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 326094
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M