Viernes, 23 de Junio de 2017 - 1:40 am

De patriotas, historia y filatelia

Ud. votó 5. Total de votos: 1
Vota por este contenido.
Publicado: 
Martes, 6 Junio 2017
Por: 
Odalys López Baños. Especialista del Museo Postal Cubano José Luis Guerra Aguiar.
Imágenes: 
Odalys López Baños. Especialista del Museo Postal Cubano José Luis Guerra Aguiar
1968. Cancelación conmemorativa. SANVEX 1968. Emisión 1964. valor 3c.

Muchos  fueron los grandes patriotas destacados en la lucha contra el dominio español en Cuba, pero si hablamos de hombres fundamentales, no podemos dejar de mencionar a Máximo Gómez Báez, General de origen dominicano,  que  participó  en las dos guerras libertadoras de manera desinteresada y constante. Al cumplirse el 17 de junio el 112 aniversario de su desaparición física, un agradecimiento especial nos mueve a recordar detalles de su fecunda vida, puesta por entero a favor de nuestra causa independentista.
Nació en Bani, pequeño pueblo de República Dominicana, el 18 de noviembre de 1836. Existen testimonios de su participación con los conspiradores cubanos, desde enero de 1868. En esa época era trabajador del ingenio Guanarrubí y residía con su familia en el caserío El Dátil, jurisdicción de Bayamo, donde se alzó con el grado de sargento, poco después del 10 de octubre. Carlos Manuel de Céspedes, lo nombra mayor general, por su demostración de inteligencia y coraje. Ya en noviembre había adiestrado a los hombres y encabezó la primera carga al machete, tipo de lucha que resultó ser temible y destructiva para los españoles.
Muchísimas fueron las acciones y campañas en las que se destacó desde la vanguardia mambisa, por lo que nos vamos a referir a un tema que te resultará novedoso y es la vinculación de este gran jefe militar con la historia del correo en Cuba.
Existía en la manigua cubana un sistema de mensajería muy bien organizado, tan es así que circularon emisiones de sellos en 1874  y en 1896 con el fin de franquear la correspondencia en los campos de la revolución, lo que se conoce como correo insurrecto. Este gozó de eficientes vías de comunicaciones para trasladar las cartas en extremas condiciones de seguridad y secreto, no obstante muchas de ellas fueron destruidas para evitar que cayeran en manos enemigas.
En tales condiciones fue necesario concederles franquicias postales a jefes militares como Máximo Gómez y Antonio Maceo, es decir no estaban obligados a utilizar sellos de correos en la correspondencia que enviaban, bastaba con el empleo de su firma o de un cuño habilitado para este fin. Estos valiosos cuños fueron conservados y pueden ser apreciados en la Sala Principal del Museo Postal Cubano, atesorados como testigos de aquellas guerras y sus protagonistas.
La filatelia fue diversificándose y actualmente numerosas estampillas refieren en sus imágenes a Máximo Gómez y otros destacados patriotas, las acciones en que participaron, objetos que les pertenecieron o monumentos que se les erigieron, por lo que apoyándote en los sellos de correo, puedes encontrar una forma diferente de acercarte a la vida de estos grandes hombres y a nuestra historia.
 
 

1902. Sobre circulado con franquicia personal concedida al Generalísimo.
1905. Sobre circulado con franquicia manuscrita.
1972. Tarjeta conmemorativa con la emisión por el Día del Sello.
Cuño personal de Máximo Gómez utilizado entre 1895-1898.

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 3628701
  • Usuarios Registrados: 1683
  • Último Usuario Registrado: yudy