Martes, 26 de Septiembre de 2017 - 1:11 am

Defendamos el puente

Total de votos: 7
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 14 Agosto 2017
Por: 
Lucía Sanz Araujo
Imágenes: 
Luis Pérez
Mediante una pintura se da a conocer, en clases, la historia patrimonial.

Anays ama a su patria chica. Por eso, quiso dar a conocer la importancia de un símbolo de la llamada Villa del Undoso: Sagua la Grande. De tal modo, un buen día puso manos a la obra y decidió confeccionar una maqueta y una pintura. ¿Su objetivo?: que sirvieran como medio de enseñanza para explicar su historia desde el aula.

En la construcción de la primera utilizó recortes de madera y de malla metálica, así como pintura de aceite; en la segunda recurrió a simples lápices de colores.

“Estoy convencida de que defender el puente es defender nuestra cultura”, dice esta muchacha que en la actualidad cursa el 10mo. grado en la Ciudad Escolar “Ernesto Che Guevara”, en Villa Clara.

Con su trabajo ella mereció uno de los reconocimientos especiales conferidos por la revista Pionero en la XX edición del Premio de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI), en la categoría de Creatividad Infantil y Juvenil.
 
Una hermosa historia

“El Sagua la Grande es un río de la provincia de Villa Clara. Desemboca en el puerto de La Isabela, en la costa norte, tras recorrer 163 km desde las alturas de Santa Clara, donde nace.
Su cuenca es una de las mayores de Cuba: 2 188 km². Atraviesa la ciudad de Sagua la Grande, a la cual da nombre. Esto motivó la necesidad de construir una vía de acceso a ambos lados de la urbe.

“El 26 de noviembre de 1895 quedó inaugurado el llamado Puente Militar. De madera, su resistencia era de 600 Kg/m², aunque se aconsejó no permitir el cruce de pesos que excedieran los 400 Kg/m², equivalentes al de una carreta con dos yuntas de bueyes cargadas de dos bocoyes de miel cuyo peso total se calculaba en 3 500 Kg.

En cuanto al cruce de fuerzas o personas a pie, se aconsejaba, como número máximo, el de 300 hombres armados y con respecto a fuerzas de caballería el de 100”.

Cuenta Anays —quien realizó una minuciosa investigación—, que se acordó una tarifa de cruce de dos centavos y medio para pedestres, de cinco para cabalgaduras, de diez a quince para las arrias cargadas y los coches, de quince para los carretones cargados y de treinta para las carretas.

“Por el puente entraron, triunfantes, las huestes libertadoras del General José Luis Robau López, en 1899, razón por la cual se le llamó más tarde puente “El Triunfo”, nombre histórico que ha conservado hasta la actualidad.

El marcado deterioro, así como la necesidad de una obra de mayor envergadura motivaron la inversión en el emblemático puente de hierro que conocemos hoy, obra concluida en 1905 y restaurada en la década del 40.

Ya a fines de la década del 70 del siglo pasado sufrió una avería y se pensó demolerlo para hacer uno nuevo. La reacción de los sagüeros lo impidió, y en 1982 fue reabierto. Desde el año 2002 solo sirve al tráfico ciclo-peatonal”.

Expone Anays que la Dirección Municipal del Gobierno y Comunales de Sagua la Grande decidieron realizar un proyecto de evaluación, reparación y reforzamiento de la estructura, que comprende, entre otros elementos, aplicar hormigón armado a todo el piso.

“Esto no quita que continúe siendo el símbolo identificativo de la Villa del Undoso. Como “El Triunfo” hay pocos en el país. Las aguas corren lentas entre las orillas sembradas de botes.Gracias a él la ciudad adquiere cierto matiz portuario. Si pasas viniendo hacia el centro te arroja en pendiente rápida a la calle Martí, que de un lado tiene el Parque Martiano y del otro el primer asentamiento de la urbe, una urbe llena de historia y de cubanía”, concluyó nuestra entrevistada.

Pionero premia el talento

Otros tres adolescentes merecieron los reconocimientos especiales dados por Pionero en la XX edición del Premio de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI), en la categoría de Creatividad Infantil y Juvenil.

Se trata de: Sandra Francisca Vieira de Almeida Herrera, alumna de 7mo. grado, de Pinar del Río, por su maqueta Con las energías limpias por un mundo sin contaminación; Marlon AnocetoCubelo y BrayanDíazBasain, ambos estudiantes de 7mo. grado, de Corralillo, Villa Clara, por Juguetes de esponjas.

Sandra presentó una interesante maqueta —realizada con materiales reciclados— mediante la cual da a conocer el empleo de las diversas fuentes renovables de energía como la biomasa, el biogás, la eólica y los paneles solares. Esta es utilizada en el proceso docente-educativo de su colectivo.

Por su parte, Marlon y Brayan, quienes pertenecen a un círculo de interés marino, confeccionaron juguetes a partir de los desechos de esponjas que quedan en la orilla de la playa. De esta manera, contribuyen a la limpieza del entorno y sus adornos nutren no solo su escuela, sino también a círculos infantiles y otras instituciones de la localidad.

 

Anays estudiante de 10mo. grado en la Ciudad Escolar “Ernesto Che Guevara”, en Villa Clara.
Juguete confeccionado a partir de los desechos de esponjas
Maqueta con las energías limpias por un mundo sin contaminación.

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 447054
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M