Domingo, 19 de Agosto de 2018 - 5:33 am

Desde otra Conducta

Total de votos: 5
Vota por este contenido.
Publicado: 
Viernes, 23 Mayo 2014
Imágenes: 
Ismael Almeida
Chala personaje principal del filme cubano Conducta

Chala tiene once años y una vida para nada feliz. Detrás de ese rostro fruncido y apa-riencia violenta, sus ojos piden amor. Una madre drogadicta, un padre desconocido, una maestra que lo adora, otra que lo desconoce, el primer amor de la adolescencia temprana, amigos y rivales, son algunos de los personajes que ayudan a contar la historia de este infante de La Habana Vieja actual.

Dirigida por Ernesto Daranas, el filme Conducta trae a colación un tema muy sensible para la sociedad cubana y ha emocionado a buena parte de los receptores. Muchos adolescentes, y público en general, suelen identificarse con determinadas situaciones que plantea el largometraje. Pero vamos a ver cuánto han crecido Chala, Yeni, María Paula, El Niño, Richard, Yoan y El Bola, a dos años del rodaje.

CHALA

Armando Valdés.
ESBU Camilo Cienfuegos,
Cerro, 8vo. grado

Para el casting de la película me escogieron por la escuela. Yo estaba en la primaria Antonio Bachiller y Morales. Me dijeron que fuera al teatro Retazos en La Habana Vieja. Cuando fui, Mariela López, la directora de casting, dijo que por mi físico no me veía el personaje, pero después el director me quiso hacer una prueba. Así íbamos pasando, hasta que quedamos Richard, Yoan y yo, un grupo más pequeño para buscar el Chala.

Chala es un personaje muy violento, que no piensa las cosas, es temerario o algo así, se lanza y ya. Yo no soy así, pienso un poco más todo. En el mismo teatro, cuando terminábamos me ponían a barrer para que viera cómo tenía que ser Chala de verdad y lo dura que era su vida.

Con todos los actores me llevé muy bien y me ayudaron en todo momento. Actualmente a veces no me creo que hice la película. La gente me dice que soy reconocido y no me lo creo. Pero estoy normal, pienso que no tengo por qué cambiar. Quiero, cuando termine noveno grado, hacer las pruebas de la Escuela Nacional de Arte (ENA).

YENY

Amaly Junco.
ESBU Luis Fernández Pérez,
Cerro, 9no. grado

Me presenté al casting, me dieron un papel y em-pezamos a ensayar todos los sábados y a veces hasta días entre semana. Fue muy duro porque éramos más de 500 niñas luchando por el mismo personaje, durante casi tres meses.

Mariela me pedía que no me transformara, que fuera yo misma, pero con la base de Yeni. El baile español me gustaba, pero nunca lo había practicado. Esta película me abrió mucho los ojos porque no sabía que existían niños como Yeni y Chala, porque maestras como Carmela sí existen.

Desde pequeña me gustó mucho la actuación. Siempre me gustó y esta fue una gran oportunidad que me abrió las puertas. Ahora mismo estoy muy contenta porque después de que salió la película, la gente se me queda mirando, me piden fotos, autógrafos y me han llamado para hacerme otras propuestas de trabajo.

MARIA PAULA

Roxana Pérez.
Escuela Elemental de Música Alejandro García Caturla,
Marianao, 9no. grado

Yo conocí a Mariela en la Revista Pioneril, pero jamás había hecho ninguna película. Un día estaba en mi casa y me llaman para que vaya al casting de la película, yo no le hice mucho caso, pero me embullé. Estuve como unos meses en los ensayos y después comenzó la grabación.

La película es una experiencia única. Es muy lindo porque conocí a muchas personalidades y me hice muy amiga de mis compañeros de rodaje que son personas magníficas, además del director que nos trataba muy bien.

Me gusta la actuación, pero en estos momentos quisiera terminar primero el nivel elemental de Direc-ción Coral, y luego continuaré mis estudios de música en la ENA.

Desde pequeño empecé en un grupo de teatro. Un amigo mío pasó a buscarme para ir al casting, donde había más de 300 niños y me dijeron que me iban a llamar. Después pasaron por mi escuela y me escogieron.

Mi personaje se llama El Bola, un niño de la calle que buscaba problemas con Chala. Lo construí viendo a los niños en la calle, porque esa película refleja muchas cosas. Hay niños que los padres no se preocupan por ellos, que andan en la calle abandonados. Esa película refleja la vida real en La Habana Vieja.

Cuando termine la secundaria quiero presentarme a las pruebas de aptitud para entrar en la ENA. Mientras, Richard, Cristian, Yoan y yo estamos recibiendo clases de actuación en la Casa de la Cultura de Plaza, con el profesor Humberto Rodríguez.

RICHARD

Desde chiquito me ha gustado ser alguien en la vida. Un día por la mañana, que yo estaba durmiendo, un amigo mío me dijo que iban a hacer una película que se llamaba Conducta, y yo fui rápidamente.

El primer día que entré al casting, el director me dijo que iba a trabajar en la película. Me quedé asombrado, fui corriendo para mi casa. Me dio unos papeles para estudiarlos y al momento me los aprendí, porque me gusta mucho.

Mariela era una madre para nosotros, ella fue la que nos enseñó todo. Hay una escena que fue cuando yo hablaba con Chala de las palomas, que Mariela se tuvo que acostar en el piso delante de mí, lo que eso en cámara no se ve, para decirme de donde no podía moverme porque había mucho sol y yo estaba muy incómodo y ella acostada ahí.

La película me enseñó cómo ser un niño para la vida, un adolescente. Qué es lo que siente un niño cuando su padre y su madre lo abandonan. La película me hizo llorar la primera vez que la vi. Yo conozco a niños como Chala. Vivo en La Habana Vieja, eso se ve mucho, niños que crían palomas y sus padres no se ocupan de ellos.

EL BOLA

José Roberto Cepero.
ESBU José Martí,
La Habana Vieja,
8vo. grado

Desde pequeño empecé en un grupo de teatro. Un amigo mío pasó a buscarme para ir al casting, donde había más de 300 niños y me dijeron que me iban a llamar. Después pasaron por mi escuela y me escogieron.

Mi personaje se llama El Bola, un niño de la calle que buscaba problemas con Chala. Lo construí viendo a los niños en la calle, porque esa película refleja muchas cosas. Hay niños que los padres no se preocupan por ellos, que andan en la calle abandonados. Esa película refleja la vida real en La Habana Vieja.

Cuando termine la secundaria quiero presentarme a las pruebas de aptitud para entrar en la ENA. Mientras, Richard, Cristian, Yoan y yo estamos recibiendo clases de actuación en la Casa de la Cultura de Plaza, con el profesor Humberto Rodríguez.

EL NIÑO

Cristian Guerra.
ESBU René Fraga Moreno, La Habana Vieja,
9no. grado

Fueron a la escuela buscando niños para el casting. A mí no me escogieron ahí. La asistente Anita me vio afuera y me tiró una foto para que el director la viera y me dieron el papel después de como tres semanas.

El rodaje fue muy interesante, aprendí cosas que yo ni tenía idea, como nadar porque tuvimos que dar clases para poder hacer la escena del Malecón.

La película me cambió en la parte de la escuela. Me enseñó que uno no puede ser como era Chala, que aunque era un niño bueno, no les prestaba atención a los asuntos de los que tenía que ocuparse. Eso también me enseñó que uno no puede ligar los problemas de la casa con la escuela. Ahora estoy en el grupo de teatro con Humberto Rodríguez para presentarme el año que viene a la ENA.

Yoan Angarica.
ESBU Protesta de Baraguá, Centro Habana,
8vo. grado

A mí me hicieron un casting. El director me sentó, había otra muchacha y me hicieron varias preguntas. Fui trabajando varios meses, hasta que fueron quedando pocos niños.

Creo que todos los maestros tienen que aprender lo que hace la profe Carmela. Pienso, en el futuro, poder seguir el rumbo de la actuación.

Armando Valdés, interpretó el personaje principal de Chala en la película cubana Conducta Conducta.
Armando Valdés, interpretó el personaje principal de Chala en la película cubana Conducta Conducta.
Roxana Pérez. interpretó a Maria Paula en la película cubana "Conducta"
Roxana Pérez. interpretó a Maria Paula en la película cubana "Conducta"
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 220969
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M