Viernes, 23 de Junio de 2017 - 6:08 am

Donde los sábados no son apacibles ...

Total de votos: 2
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 19 Junio 2017
Por: 
Lucía Sanz Araujo
Imágenes: 
Raimara García y Luis Pérez
Míriam Morales del Toro, destacada creadora, y miembro de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA) junto a sus alumnos del proyecto Alfibrarte.

Durante toda la semana, esa casa de la Avenida 91, en el poblado de El Cano, en las afueras de La Habana, se halla en movimiento; pero cuando llega el sábado el ajetreo es mucho mayor, los sábados no son nada apacibles.

¿La razón? Ese día, cuando el reloj marca las diez de la mañana, el jardín y el taller de Míriam y Leo —unidos en la vida y el arte— se llena con la alegría de unas dos decenas de pioneros. Así sucede desde hace ya nueve años. Esas muchachas y muchachos —en su mayoría alumnos de la escuela primaria Clorinda Ruiz y la secundaria básica 14 de Junio— se reúnen para aprender y crear en Alfibrarte.

“Bauticé al grupo de este modo, por lo siguiente: como mi trabajo inicial era con las fibras naturales a las que luego incorporé la alfarería hice una mezcla, un híbrido, y surgió ese nombre que significa alfarería y fibra con arte”, nos dice Míriam Morales del Toro, destacada creadora, miembro de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA).

¿Qué se aprende en esos sábados bien movidos? Pues a conocer todos y cada uno de los secretos de la alfarería,
a trabajar y modelar el barro para confeccionar piezas utilitarias, pero también bellas, a las que cada quien le imprime su sello muy personal, siempre bajo la atenta mirada de la profe Míriam, quien sugiere, orienta y nunca impone criterios.

Realmente alegra y reconforta ver cómo con el simple barro pueden hacerse maravillas. Ahí están, para demostrarlo, peces, mariposas, carros, ceniceros, vasijas, búcaros… en los que cada quien da rienda suelta a su fantasía.

Gaby, por ejemplo, se inspiró en una de las poesías martianas de La Edad de Oro y regaló par de versiones de Pilar con su balde, su paleta y claro está, sus archiconocidos zapaticos de rosa; Dalvys moldeó una jarra singular con sinuosidades en su abertura; en tanto Thalía posó mariposas en su pequeño búcaro…

A todos sorprendió la superoriginal vasija de Fabio. Le prometimos una visita para apreciarla cuando salga del horno y le dé color, seguro no dejará indiferente a nadie.

No solo barro y modelado…

 Con amabilidad y un entusiasmo contagioso, Míriam conversa durante unos minutos con los reporteros de Pionero. De tal modo conocemos que comenzó su andadura en el mundo del arte cautivada por las fibras naturales, pero…

“Vivo en El Cano, localidad del municipio La Lisa, con una fuerte tradición en el ámbito de la alfarería, razón por la cual me sentí motivada a incursionar en esta línea, claro está sin abandonar mis raíces. Quise volcar mi quehacer a la comunidad con el objetivo de mantener la tradición alfarera y la creación en sentido general.”

Pero hay más. Además de la técnica aquí unen elementos de cultura general porque los integrantes de Alfibrarte visitan museos, lugares de interés e instituciones como el Jardín Botánico Nacional, el Parque Lenin, etc. Todo con el objetivo de que amplíen sus horizontes, aprecien otras obras y puedan valorarlas. Ya han realizado numerosas exposiciones colectivas y siempre van en ascenso.

Dos elementos importantes: los chicos del proyecto cuidan el entorno; además del barro recurren a desechos del medioambiente; también contribuyeron con jornadas de trabajo voluntario a convertir un antiguo basurero en un sitial martiano, las fotos lo demuestran.

Pionero no posee una bola mágica con la que predecir el futuro —como en los cuentos—; desconoce si al pasar de los años algunos de estos muchachos —muy talentosos por cierto— llegarán a ser grandes artistas, de lo que sí estamos convencidos es de que serán personas más plenas, con mayor cultura y educación y, sobre todo, con los nobles valores inculcados por su maestra, la profe Míriam.
 

Alumnos del Taller del Proyecto "Alfibrarte"
Alumnos del Taller del Proyecto "Alfibrarte"
Basurero que fue transformado en un sitial martiano.
Sitial martiano, que fue antes un basurero.

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 3630109
  • Usuarios Registrados: 1683
  • Último Usuario Registrado: yudy