Sábado, 22 de Septiembre de 2018 - 6:38 pm

El sari belleza y tradición

Ud. votó 4. Total de votos: 9
Vota por este contenido.
Publicado: 
Martes, 10 Marzo 2015
Por: 
Gladys J Gómez Regüeiferos
Gladys J Gómez Regüeiferos
Imágenes: 
Gladys Gómez Regüeiferos
Foto: Revista India Femina

Inalterable, por más de 5 000 años, ha permanecido el sari, vestimenta popular tradicional de la mujer hindú. Ha deslumbrado al mundo por su belleza y originalidad, pues no posee ningún tipo de costura y envuelve la figura femenina mediante pliegues, con gracia, soltura y peculiar elegancia. Se distingue en la faena cotidiana, tanto en un entorno rural como citadino, dentro o fuera de su país. Es todo un símbolo de la identidad cultural y nacional de la India.

Está compuesto por una tela de 5,5 m de largo por 1,25 m de ancho, con ambos bordes ornamentados. Puede ser mucho más larga, según los estilos regionales. Sobre una falda interior recta, que llega a los tobillos —ligeramente holgada y con jareta* por donde pasa un cordón que permite ajustar a la cintura—, se introducen y acomodan los pliegues que van conformando el vestido. Lo acompaña una blusa corta ajustada llamada choli, con cierre delantero de profundo escote y mangas muy ceñidas hasta el codo.

El extremo sobrante de la tela se denomina pallav —se pronuncia palú—, con cenefas y vistosos motivos ornamentales que le permite a la mujer colocárselo sobre el hombro izquierdo, caer suavemente hacia la espalda, sostenerlo sobre el brazo o cubrir su cabeza en señal de modestia. Cada pieza es única y se caracteriza por el color y la decoración del lugar de procedencia: los repujados en Jaipur, son de pura seda; de gasa fina los de Madhya Pradesh; de ricos bordados en seda los de Cachemira, y de tono blanco desvanecido con borde de oro los de Kerala.

La tela para el sari se produce artesanalmente por tejedores y diseñadores nativos. De su ingenio han brotado verdaderas obras de arte.

La India —considerada un subcontinente por la diversidad de etnias y tribus que coexisten en su extenso territorio— posee vestimentas típicas regionales, tribales y religiosas adornadas con joyas de oro y plata.

* Para la novia, el sari es de color rojo, pues representa la felicidad. Esta se adorna con profusión de joyas sobre la cabeza y en la nariz. También decora sus manos con henna (tinte natural extraído de la planta del mismo nombre). Al centro de la frente está el punto rojo que posee significado religioso, el bindi. En su lugar también se puede colocar un signo o una joya.

Modo de colocarse el sari.
Modo de colocarse el sari.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 339016
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M