Martes, 20 de Noviembre de 2018 - 7:11 am

Frutas ni juntas ni revueltas

Total de votos: 14
Vota por este contenido.
Publicado: 
Miércoles, 25 Marzo 2015
Por: 
Lucía Sanz Araujo
Lucía Sanz Araujo
Platanos maduros

Estoy convencida de que le ha sucedido como a mí: en ocasiones, alguna que otra fruta adquirida en el mercado ha ido a parar al cesto de la basura. ¿La razón? Se han oscurecido y han adquirido una textura viscosa, poco apetecible, es decir, han envejecido antes de lo esperado. Uno de los culpables es el etileno, y cuando más dañada se encuentre una fruta, más gas etileno producirá, y es más, crecerá el riesgo de que provoque daños en otras frutas que estén cerca.

Debe saber que el etileno es un gas de origen natural - también puede originarse como resultado de la combustión y otros procesos- invisible e incoloro. Considerado la hormona del envejecimiento de las plantas es el responsable de los cambios en la textura, color y otros procesos implicados en la maduración e influye, asimismo, en la pérdida de la clorofila de las plantas o el acortamiento del tallo. Algunas frutas, entre ellas las manzanas y las peras producen etileno cuando comienzan a madurar y las que se hallan cerca, cuando lo detectan, también comienzan ese proceso de maduración. Este efecto tiene lugar tanto a temperatura ambiente como en la nevera, en este último caso el proceso resulta más lento. Por supuesto, y puede usted comprobarlo, no en todas las frutas tiene lugar este efecto, por ello debemos distinguir entre las denominadas climatéricas y las que no lo son.

Mientras en las primeras –encontramos manzanas, plátanos, melones, aguacates, albaricoques, higos, melocotones, ciruelas y peras- prosigue el proceso de maduración incluso después de ser recolectadas gracias al etileno; en las no climatéricas -cerezas, uvas, naranjas y piñas- maduran solo mientras permanecen en la planta y dejan de hacerlo tras la recolección. Por esa razón, su vida útil se reduce si se recogen en el punto de madurez máximo. Por todo ello cuando compre frutas compruebe, siempre que le sea factible, que no tienen magulladuras ni que estén dañadas; lo ideal es adquirirlas en pequeñas cantidades, solo las que vaya a consumir en breve tiempo.

Algunas sugerencias que brindan los especialistas son guardar las frutas que vaya a la nevera en el cajón, a unos
4 ºC; de igual manera recuerdan que tanto las manzanas como las peras se conservan bien fuera del refrigerador; mientras los plátanos, en la nevera, se vuelven negros pero a temperatura ambiente maduran con rapidez. Aquellas que se adquieren peladas y cortadas deben refrigerarse y no olvidar que resulta recomendable mantener aisladas de otros alimentos, como carne, ave o pescado, las frutas que se consumen en la mayoría de los casos crudas. Por último muy importante: las partes dañadas o magulladas deben cortarse y desecharse.

Más información: http://www.radiorebelde.cu/noticia/frutas-ni-juntas-ni-revueltas-20150319/[/url]
 

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 479458
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M