Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - 11:49 pm

La mejor medalla

Ud. votó 4. Total de votos: 12
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 30 Junio 2014
Imágenes: 
Archivo Web

Después de una intensa jornada matutina de entrenamiento en el velódromo Reynaldo Paseiro, Yoa, como muchos la conocen, se preparaba para dormir a su pequeña hija, Yaineh. No parecía cansada. La felicidad brotaba en su sonrisa y gestos. Logré mi más soñado lauro y ya regresé a la pista, nos dijo la pedalista villaclareña Yoanka González Pérez, subcampeona olímpica en Beijing-2008.

La joven de 38 años de edad retornó oficialmente al deporte en septiembre de 2013 y ganó el primer lugar en la modalidad de ruta, en la vuelta ciclística de Matanzas, y el tercer lugar por equipos, en el Tour de San Luis. De esta forma demostró que podía continuar, a pesar de ser una atleta longeva y de ausentarse dos años por licencia de maternidad.

Empecé en este deporte por embullo de mis amiguitas. Aunque estaba en atletismo, le cogía las bicicletas a mis tíos, ni alcanzaba a los pedales… A los catorce años, Manolo Aguilar, un entrenador de ciclismo, me vio correr en ocasiones y me pidió prestada para los juegos escolares provinciales. Hice un buen trabajo. De ahí me seleccionaron para la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), de Santa Clara.

Después de este tiempo de ausencia total y ninguna práctica, he tenido que esforzarme mucho para estar en forma nuevamente. Creo que lo he logrado. Siempre he dicho que si veo que no puedo tener una brillante actuación para representar a Cuba en los eventos, pues me retiro. Aún no es mi hora. Tengo planes de batallar bastante todavía.

Una curiosidad, no se ha apartado del cuidado de su niña. Lleva las dos actividades al mismo tiempo: el deporte y la familia. Su día a día es levantarse, atender a Yaineh y prepararla para su estancia en el círculo infantil, practicar —en ocasiones pedalea hasta 120 kilómetros—, almuerzo en el velódromo, descanso en su casa y retorno al gimnasio a completar el entrenamiento diario. Al final de su jornada, vuelve a compartir con su hija y esposo, que la esperan ansiosos en la casa.

Me gusta pasear, divertirme con mis amistades y familiares, ver la televisión… Me entretengo con las plantas. Adoro los animales: tengo a mi perra Fiona y las cotorras Coty, Poly y Pepe. Y ahora, para cerrar con broche de oro: la niña, ¡que es candela!

La carrera, aparte de significar un sacrificio, también la ha llevado a alejarse durante largos períodos de sus seres queridos y a posponer su maternidad con el fin de no entorpecer sus resultados. Por ello, ha encontrado entre sus compañeros ese cariño que necesitamos desde la cuna. Y dos ejemplos son Yudelmis Domínguez y Arnold Alcolea, quienes velan por Yoa y los suyos, como si fueran famialiares, llevando unas excelentes relaciones entre sí.

Además de la plata olímpica, obtuvo título en la modalidad de scratch en los Campeonatos Mundiales de Melbourne-2004, y la presea de bronce por puntuación en Stuttgart-2003. En cuatro ediciones de los Juegos Panamericanos alcanzó siete medallas, dos de ellas de oro. En Santo Domingo-2003 triunfó en la prueba de fondo en carretera, y en Río de Janeiro-2007 consiguió la victoria en la prueba de Puntuación.

Yoanka y su familia
Yoanka y su familia
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 342150
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M