Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - 11:38 pm

La victoria en menos de 72 horas

Ud. votó 4. Total de votos: 14
Vota por este contenido.
Publicado: 
Jueves, 30 Marzo 2017
Imágenes: 
Tomadas de Internet
Museo Girón

Cuando se va a escribir sobre la historia de un país a veces no se sabe bien qué decir. Es muy difícil hacerlo en pasado, con tono distante y lejano. Los hechos marcan la vida de una nación para siempre, sobre todo si en ellos se derramó la sangre de un pueblo. La batalla de Playa Girón es uno de esos casos, de ahí es preciso reparar en ella.  
Tras la ruptura de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, en enero de 1961, la Revolución Cubana viviría momentos muy difíciles. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el mandatario Eisenhower preparaban con anterioridad un ataque a la isla.
Fue el presidente John F. Kennedy quien aprobó la invasión a Cuba encabezada por un grupo de exiliados contrarrevolucionarios que operaban con la ayuda de agencias gubernamentales estadounidenses. El plan era derrocar el gobierno revolucionario.
Todo comenzó el 17 de abril. El lugar seleccionado fue la costa sur de Cuba, específicamente la Bahía de Cochinos, en la Ciénaga de Zapata. La invasión pretendía neutralizar tanto por mar, aire y tierra todas las fuerzas cubanas.
Los mercenarios, pagados y adiestrados por el gobierno estadounidense, contaban con armas superiores a las del ejército nacional. Eran aproximadamente 1 500 exiliados los que desembarcarían por el sur de la isla. La zona, pantanosa y de difícil acceso, contaba con una sola entrada por tierra.
El cuerpo invasor creía, ilusamente, que la población los apoyaría, sin embargo fueron interceptados por los combatientes cubanos, algunos de ellos adolescentes. Durante las primeras horas la fuerza aérea revolucionaria había derribado varios aviones enemigos. Para los siguientes días los asaltantes empezaron a perder posiciones. 
En la mañana del 18 de abril se inició la contraofensiva. La brigada mercenaria fue obligada a retroceder debido a la falta de municiones. Se dirigió a Playa Girón, el cual se convertiría en el último escenario de combate.
Poco a poco se atrincheró al agresor. Para las primeras horas la mayoría se había rendido y el pueblo cubano había logrado una victoria contundente.
Las bajas en el bloque enemigo sobrepasaban el centenar, sin contar los prisioneros. El fracaso de la invasión perjudicó al gobierno de Kennedy.  Playa Girón constituyó la primera gran derrota del imperialismo en América Latina y reafirmó el carácter socialista de la Revolución.
 

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 342047
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M