Sábado, 17 de Noviembre de 2018 - 6:30 am

María Luisa, toda una revelación

Total de votos: 5
Vota por este contenido.
Publicado: 
Sábado, 10 Octubre 2015
Por: 
Katina Herrera Ponce
Katina Herrera Ponce
Imágenes: 
Cortesía de la entrevistada
Foto: Cortesía de la entrevistada

Inquieta, alegre, divertida, sencilla, cariñosa y muy perseverante, dice ser esta adolescente. Se nombra María Luisa Márquez Barrios y cursa el 7mo. grado en la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, de La Habana.

Sus inicios…

“Desde pequeñita, tendría yo cuatro años, mis padres observaron que cada vez que veía algo sobre ballet me emocionaba mucho y lo imitaba, por eso decidieron matricularme en el taller vocacional del Ballet Nacional de
Cuba. Al terminar el 4to. grado, me presenté a las pruebas para ingresar a la Escuela Nacional de Ballet y logré pasarlas”.

Estudiar y bailar…

Sacar buenas notas en las asignaturas docentes al tiempo que supera las de la especialidad es, también, una máxima de nuestra entrevistada. Así lo demuestran sus notas del curso pasado, resultando la mejor graduada y
más integral, pues alcanzó 100 puntos de acumulado en la escolaridad y 97 en la especialidad.

Vale destacar que obtuvo mención en el concurso nacional de Lengua Española.

“Mis padres me exigen bastante para que dé lo mejor de mí y yo trato de esforzarme al máximo. Es difícil llevar ambas cosas porque casi siempre termino tarde los ensayos y cuando llego a mi casa no tengo tiempo de hacer las tareas ni de estudiar. Entonces me levanto bien tempranito, sobre las cinco y media de la mañana y lo hago, si no en algún tiempecito libre que me quede”.

El certamen…

Cuba resultó este año el país ganador del XIII Concurso Internacional para Jóvenes Estudiantes de Ballet, celebrado durante el XXI Encuentro Internacional de Academias para la Enseñanza del Ballet, único de su tipo en el
mundo y dedicado, en esta ocasión, al centenario del natalicio del maestro Fernando Alonso.

“Me presenté con la obra Variación ritmo. Obtener la medalla de oro en la categoría infantil fue algo bien grande para mí. Creo que en ella va mi esfuerzo, mi desvelo y mi pasión por esta manifestación. Además, el programa La danza eterna me entregó un premio especial que me conmovió mucho. Eso sí, nada se compara con la emoción que sentí cuando el jurado dio a conocer el premio a la revelación y escuché mi nombre. Cerré los ojos y solo un sueño rondó mi cabecita: convertirme un día en primera figura de la prestigiosa compañía del Ballet Nacional de Cuba”.

Foto: Cortesía de la entrevistada
Foto: Cortesía de la entrevistada
Foto: Cortesía de la entrevistada
Foto: Cortesía de la entrevistada
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 467894
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M