Domingo, 18 de Noviembre de 2018 - 11:23 am

Maykel Herrera, más que un pintor de niños

Total de votos: 14
Vota por este contenido.
Publicado: 
Martes, 16 Febrero 2016
Por: 
Katina Herrera Ponce
Katina Herrera Ponce
Imágenes: 
Cortesía del entrevistado
Maykel Herrera, el pintor de los niños

“Desde pequeño sentí inclinación por el deporte, pero veía mucho a mi padre, que es arquitecto, dibujar en casa. En su tiempo libre nos hacía caricaturas para entretenernos. Eso, naturalmente, hizo que me inclinara por el dibujo y sin querer, fue sembrando en mí la necesidad y la obligación de hacerlo sistemáticamente.

Entonces comencé a estudiar la carrera en la Escuela Profesional de Artes Plásticas de Camagüey. Tuve, como cualquier niño, un sinnúmero de anhelos, de aspiraciones, pero el querer cumplir con algunas metas, me llegó muy temprano. Luego, al cabo de los años, convertí todo ese gran deseo en un poco de inspiración para pelear por la vida y, también, en aprender a crear un mundo que me serviría para llevarlo a grandes telas; pero, en general, a obras comprometidas con la sensibilidad”.

¿Cuál es tu hora preferida para pintar?

“Es un poco impredecible, lo que sí es una fórmula inclaudicable es la cantidad de horas que me propongo en el día. Cuando no estoy frente a una obra el tiempo planificado, entonces me coge la conciencia y me presiona bastante. Seriedad, responsabilidad y sentido del deber es mi razón de ser y los sueños se sustentan con sacrificio y entrega”.

¿Te domina alguna influencia en específico?

“Son paradigmas las obras de Leopoldo Romañach, Joaquín Sorolla, Jackson Pollock, entre otros. De sus parámetros, sobre todo formales, trato de hacer mi poción mágica, pues de alguna forma la ternura o el dramatismo de uno se mezclan con la agresividad o gestualidad del otro. En mis piezas se ve ese rigor académico, sin subestimar la fuerza que pretendo introducir con todas esas soluciones experimentales, incluso con visos de pintura abstracta”.

¿Por qué se te conoce popularmente como “El pintor de los niños”?

“No me gustan los encasillamientos, pero no dejo de comprender lo imprescindible que es legitimarse con un trabajo personal y distintivo al mismo tiempo. Una de las cosas más difíciles que tiene el arte en general, es lograr un camino que te diferencie y te haga un creador exclusivo. Se puede aprender a pintar bien o hacer buen arte desde el punto de vista técnico, pero lograr tener un estilo propio y singular, es algo que no te regalan las musas todos los días”.

Con una sonrisa reflexiona...

“Me siento feliz y de algún modo conforme con lo que he logrado hasta el día de hoy, sobre todo si recuerdo de dónde vine. Me encantaría continuar con salud y fuerzas para poder trabajar con intensidad. No sabría valorar mi carrera, pero sí tengo claro que quiero energías para pelear por mi obra hasta el final de mi vida
.
A todos los adolescentes cautivados por las artes visuales les aconsejo abrir bien los ojos para que logren entender la relación entre la obra de arte y el artista, pues, sin dudas, es para toda la vida. El arte no es cosa de juego, es muy valioso saber que se goza inmensamente, pero a la vez el cansancio es tu compañero más fiel. El arte se engendra con sensibilidad y sabiduría, pero también está muy cerca del padecimiento y la inconformidad.

 

Maykel Herrera, el pintor de los niños
Maykel Herrera, el pintor de los niños
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 472300
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M