Viernes, 21 de Septiembre de 2018 - 5:44 am

Mi familia… siempre conmigo

Ud. votó 4. Total de votos: 13
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 8 Febrero 2016
Por: 
Katina Herrera Ponce
Katina Herrera Ponce
Imágenes: 
Saroal
Ilustración: Saroal.

Asesoría: Annia Almeyda Vázquez, Máster en Psicología Educativa y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.

“Cuando terminé el noveno grado no me interesó seguir estudiando. Mis padres nunca me entienden y entonces me imponen sus criterios, no logro con ellos una buena comunicación.

Tengo otras necesidades y estudiando siento que no puedo resolverlas. Por eso tomé esta decisión”. Gustavo, 16 años.
El abandono o el desinterés por los estudios es resultado de un proceso dinámico y complejo donde interviene necesariamente tu contexto familiar, situación económica y tu propia experiencia escolar.

Es indudable que la perspectiva que tengas como adolescente de experimentar el tránsito por el sistema educativo formal como vía para acceder al trabajo, al bienestar, a la autonomía, no tiene siempre el mismo sentido. Aun así, el abandono no debe ser el camino y aunque la decisión depende de ti, debes pensar.

Cierto es que atraviesas una edad de cambios, un periodo en el cual te cuestionas muchas cosas que antes dabas por sentadas y donde el grupo de amigos gana un espacio importante. Por ello te resulta más difícil aceptar la influencia de tu familia, aunque será importante como vivencies, cultives esta relación, cómo te organices para fomentar un buen diálogo y conectarte positivamente para que conozcan de tus necesidades.

La poca o ninguna comunicación con tus padres, el no entenderte con ellos, mostrarte rebelde, son síntomas de mal funcionamiento familiar y esto constituye un factor de riesgo para no decir una determinante, pues genera condiciones propicias para el desinterés o abandono de los estudios, atrasos académicos, mal o poco rendimiento escolar, problemas
en el aprendizaje y por ende, dificultades para integrarte al grupo de amigos.

Ya te lo comentábamos en números anteriores. Aunque te sea difícil debes tratar de acercarte a tus padres, tener con ellos una comunicación abierta para lograr estilos educativos que faciliten tu desarrollo emocional y personal que, por tanto, potencien tu desempeño escolar.

Asesoría: Annia Almeyda Vázquez, Máster en Psicología Educativa y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana Demuestras un mayor grado de dedicación con respecto al estudio cuando…

En tu familia te crean condiciones mínimas necesarias para tu educación, crecimiento y desarrollo saludable, te brindan apoyo emocional y preocupación por tus necesidades afectivas, te potencian el valor de la educación, te hablan de tu responsabilidad personal, te dedican tiempo y esfuerzo para acompañarte a lo largo de tu experiencia educativa.

Manifiestas una repercusión negativa en tu desempeño escolar cuando…

Tu familia se preocupa más por las necesidades económicas y no les presta atención a tus necesidades afectivas y educativas, no tiene tiempo para darte apoyo y ayudarte en tus problemas, no está al tanto de tus preocupaciones porque te perciben como adulto, no se interesa por conocer el grupo de amigos que te rodea y la influencia que genera en ti.

 

Comentarios

Hola, creo que está bueno.

A la verdad que me ha gustado tu versión, gracias.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 334303
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M