Jueves, 20 de Julio de 2017 - 6:11 am

Réquiem por mi peluche

Total de votos: 7
Vota por este contenido.
Publicado: 
Viernes, 23 Junio 2017
Por: 
Melissa Lazzarin Rodríguez

Yacen en el suelo las zapatillas de deporte que han acompañado mi infancia, están al lado de los tacones que ahora disimulan la baja estatura los viernes por la noche cuando, como polilla atraída por las luces, me dirijo al baile.

Teddy, el peluche, ya no acompaña mi cama, educadamente se sienta en el escritorio y me observa estudiando; a veces creo que él también se pregunta dónde he ido.

Pienso que extraña ser el jefe de mi grupo de juguetes y compadece la suerte de sus compañeros de aventuras, quienes ahora duermen olvidados en viejas cajas, donde el paso del tiempo se ha detenido para siempre y las risas ya no resuenan en sus oídos sintéticos.

Lo siento, Teddy, por no poder darte lo que añoras. Ahora la niña, que tú tanto amas, y yo somos dos entidades diferentes conviviendo en un mismo cuerpo: ella es el dulce pasado y yo la transición hacia un futuro incierto.

Lamento que, entre las nuevas obligaciones y experiencias, me vaya olvidando de esa niña, que ya no la deje salir a jugar al patio y correr contigo de la mano.

Sabes, Teddy, a veces lo extraño. Todo era más fácil cuando solo me preguntaba qué historia me inventaría para ti. Ahora tendré que sentar las bases donde construiré mi destino, para que un día, cuando otra más habite en mi interior, pueda mirar hacia esta etapa y recordarla con la misma dicha con la cual yo ahora pienso en mi infancia.

Por lo tanto, mi querido amigo de peluche, te prometo que voy a esforzarme para que estés orgulloso de mí: voy a disfrutar tanto como pueda de este tiempo y vivir cada cosa en su momento.

No, no llores más pequeño Teddy: no me has perdido, siempre dentro de mí vivirá tu pequeña.

 

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 3846354
  • Usuarios Registrados: 1727
  • Último Usuario Registrado: cvarela