Miércoles, 19 de Septiembre de 2018 - 11:12 am

También tiene su historia

Ud. votó 1. Total de votos: 12
Vota por este contenido.
Publicado: 
Martes, 22 Diciembre 2015
Por: 
Katina Herrera Ponce
Katina Herrera Ponce
Venus de Milo.

Cuando la abuelita de tu abuela tenía tu edad no podía subirse la falda más arriba del tobillo. Ahora te horrorizarías si descubrieras que también, tiempo atrás, un padre tenía la potestad de entregar la mano de su pequeña hija a un pretendiente de treinta años por negocios, linaje o simple amistad.

Y eso no es nada. Cuando llegaba a los doce años, la pobre niña se encontraba en la cama con su anciano marido sin saber de qué manera había llegado allí. Sin duda, ese hombre hoy terminaría con una denuncia por abuso sexual, pero en el pasado gozaba de prestigio y honores. Hasta la niña terminaba luego entendiendo y aceptando que a sus hijas les sucediera lo mismo.

¿Puedes juzgarlos mal? No lo creo, vivían bajo otro paradigma social, ni mejor ni peor que el nuestro. Simplemente,
uno diferente.

Entonces, revisemos algunas costumbres intentando ser lo más comprensivos posible.

El hombre ateniense era muy afortunado, ya que podía tener tres tipos de parejas, todas reconocidas socialmente:
la gyné ―esposa— para tener hijos legítimos, la palaké ―concubina,― que constituía una relación estable, y la hetaira ―prostituta— solo para el placer.

En la Antigua Grecia, por ejemplo, el Paidagogo era el encargado de iniciar sexualmente a los varones púberes.

Esta misma conducta hoy, en nuestra cultura, sería repudiable y legalmente punible, ya que se trata de una relación
sexual entre un adulto y un menor.

Los pueblos indígenas en América vivían el sexo de forma libre y desprejuiciada hasta la llegada de los españoles. Esto resulta muy evidente en el caso de la cultura Mochica, que se caracterizó por su adelanto en el campo de la sexualidad bajo casi cualquier forma de expresión. La más importante la constituyen sus famosos huacos, cerámicas en las que se
representa a personas manteniendo relaciones sexuales en las más diversas formas y posiciones.

La homosexualidad existió desde los comienzos de la historia, sin que esto implicara un conflicto de tipo moral. En Nueva Guinea, algunos grupos sociales acostumbraban a que los jóvenes tuvieran relaciones homosexuales hasta el matrimonio y, a partir de ese momento, se mantenían relaciones heterosexuales.

Muchos pueblos de la antigüedad realizaban ceremonias con prácticas masturbatorias religiosas en honor a los dioses de la época. Algunas sacerdotisas, de hecho, eran llamadas la mano de Dios porque realizaban masturbaciones rituales.

En la Grecia clásica, los penes pequeños y firmes eran admirados, mientras que los grandes eran considerados
poco estéticos.

¿Sabías que en la antigua Babilonia, según el código de Hamurabi, se castigaba a la mujer que era violada sexualmente?
Si una mujer casada era violada, se consideraba este hecho como un acto de adulterio por parte de la mujer.
Ella y el violador eran sentenciados a morir ahogados.

Hasta 1884, una mujer en Inglaterra podía ser encarcelada por negarle el sexo a su marido. Como ves, la historia de la cultura sexual humana es muy amplia. Te invito a investigar acerca de ella.
 

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 327703
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M