Martes, 25 de Septiembre de 2018 - 11:04 am

Una fiesta para la yana

Ud. votó 3. Total de votos: 22
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 16 Julio 2018
Por: 
Lucía Sanz Araujo
Imágenes: 
Lucía Sanz
Su nombre científico es Conocarpus erecta, pero en Cuba, le llamamos yana.

Su nombre científico es Conocarpus erecta, pero el vulgar varía de acuerdo al país. De tal manera, se le dice botoncillo, mangle, mangle negro y mangle prieto, en México; mariquito en Costa Rica; mangle botón y mangle colorado en Puerto Rico; y mangle piñuelo, mangle torcido o Saragoza, en Panamá. En Cuba, le llamamos yana.
Y precisamente este árbol tropical de la familia de las Combretáceas, que llega a alcanzar hasta veinte metros de altura y uno de ancho, será el protagonista de una muy singular celebración dentro del Festival del Bonsai a desarrollarse del 18 al 22 de julio en el Jardín Botánico Nacional de Cuba, nuestra verde catedral, ubicada en las afueras de La Habana.
Precisamente el viernes 20 tendrá lugar la Fiesta de la Yana durante la cual prestigiosos especialistas ofrecerán la charla Humedales en Cuba, la Yana en bonsái, en saludo al Día Internacional de conservación del ecosistema de manglares, efeméride ambiental instituida por la Unesco y que se celebra desde el año 2016.
Según señaló el Máster en Ciencias Julio Ismael Martínez Betancourt, de la  Subdirección de Educación Ambiental y Recreación del Jardín Botánico Nacional, la yana es una de las especies más utilizadas por los bonsaístas para hacer sus trabajos.
La yana crece silvestre y de manera abundante en las orillas del mar, en las zonas bajas y pantanosas, sobre todo en las desembocaduras de los ríos y orillas de las ciénagas. Su madera es muy dura, pesada de color pardo oscuro, incorruptible en el agua por lo cual se prefiere y utiliza en construcciones navales.
Su uso principal es para la fabricación de carbón, como cerca viva, y también en remedios caseros  pues la cocción de sus hojas y corteza se emplea para combatir la fiebre.
Su nombre científico es Conocarpus erecta, pero el vulgar varía de acuerdo al país. De tal manera, se le dice botoncillo, mangle, mangle negro y mangle prieto, en México; mariquito en Costa Rica; mangle botón y mangle colorado en Puerto Rico; y mangle piñuelo, mangle torcido o Saragoza, en Panamá. En Cuba, le llamamos yana.
Y precisamente este árbol tropical de la familia de las Combretáceas, que llega a alcanzar hasta veinte metros de altura y uno de ancho, será el protagonista de una muy singular celebración dentro del Festival del Bonsai a desarrollarse del 18 al 22 de julio en el Jardín Botánico Nacional de Cuba, nuestra verde catedral, ubicada en las afueras de La Habana.
Precisamente el viernes 20 tendrá lugar la Fiesta de la Yana durante la cual prestigiosos especialistas ofrecerán la charla Humedales en Cuba, la Yana en bonsái, en saludo al Día Internacional de conservación del ecosistema de manglares, efeméride ambiental instituida por la Unesco y que se celebra desde el año 2016.
Según señaló el Máster en Ciencias Julio Ismael Martínez Betancourt, de la  Subdirección de Educación Ambiental y Recreación del Jardín Botánico Nacional, la yana es una de las especies más utilizadas por los bonsaístas para hacer sus trabajos.
La yana crece silvestre y de manera abundante en las orillas del mar, en las zonas  bajas y pantanosas, sobre todo en las desembocaduras de los ríos y orillas de las ciénagas. Su madera es muy dura, pesada de color pardo oscuro, incorruptible en el agua por lo cual se prefiere y utiliza en construcciones navales.
Su uso principal es para la fabricación de carbón, como cerca viva, y también en remedios caseros  pues la cocción de sus hojas y corteza se emplea para combatir la fiebre.

Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 347503
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M