Martes, 18 de Septiembre de 2018 - 7:44 pm

Más que una flor, un recuerdo

Total de votos: 10
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 27 Marzo 2017
Por: 
Katina Herrera Ponce
Imágenes: 
Katina Herrera Ponce
Foto donde aparece Ivo Conde Ivo Conde Martínez con su gran amigo de la infancia Camilo Cienfuegos.

“Conocí a Camilo cuando vine a vivir para Lawton. Estudiamos juntos, jugábamos pelota, taco, montábamos bicicleta, practicábamos natación y nos encantaba participar en todas las actividades”, relató Ivo Conde Martínez en conversatorio sobre Camilo Cienfuegos Gorriarán, al cumplirse 57 años de la desaparición física del comandante.
“De él aprendí mucho, pero en especial recuerdo que siempre me decía: la confianza es la base de la amistad. Y justo por eso, creo que fuimos grandes amigos.

“Cuando teníamos entre diez y doce años, un 20 de mayo, Camilo compró con sus ahorros una bandera cubana. Al llegar al pasaje donde vivíamos me pidió que le ayudara a colocarla en la ventana de la fachada de su casa. Al ponerla, salió su papá Ramón y exigió que la bajáramos de inmediato, alegando que mientras los cubanos no fuéramos libres y con plena independencia, sin gobiernos corruptos, politiqueros, asesinos, no podíamos celebrar esa fecha.

Después del triunfo de la Revolución, en julio del 59, nuestro pueblo celebró el VI aniversario del 26 de Julio. Ese día Camilo me invitó a almorzar en casa de sus padres —que ya vivían en la localidad de Mañanitas, en las afueras de la capital. Cuando llegamos, Camilo sacó de un sobre manila que llevaba una bandera cubana y me pidió que le ayudara a colocarla en la ventana. Entonces salieron sus padres, Emilia y Ramón, y él les preguntó si esta vez podíamos dejar puesta la bandera.

Ramón se quedó como si no entendiese bien y aquí es que Camilo le recordó el incidente de cuando éramos niños. El padre reaccionó y con los ojos humedecidos y voz entrecortada nos felicitó por luchar para alcanzar la verdadera independencia y soberanía nacional. Luego se abrazó a nosotros, y juntos, los cuatro, fuimos a almorzar”.

La emoción se hizo notar en sus palabras. Se dibujó en mi mente el sombrero alón y la sonrisa ancha del Señor de la Vanguardia. Entonces pensé: bien merece un montón de flores como digno homenaje, pero más aún el recuerdo imperecedero de la Cuba que él tanto amó. Hagámoselas llegar todos los 28 de octubre.

Ivo Conde gran amigo de Camilo Cienfuegos Gorriarán
Monumento al Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 326102
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M