Sábado, 17 de Noviembre de 2018 - 6:44 am

Una cubana en Beijing

Ud. votó 5. Total de votos: 21
Vota por este contenido.
Publicado: 
Miércoles, 8 Agosto 2018
Portada libro Crónicas desde Beijing, selección de más de 40 crónicas escritas por Nancy Zamora Pérez, sobre el gigante asiático.

Crónicas desde Beijing, según advierte uno de sus prologuistas, debió publicarse antes. Entonces ya no sería un libro póstumo. La selección de más de 40 crónicas escritas por Nancy Zamora Pérez, entre la primavera de 2001 y el verano de 2006, te aportará un mayor conocimiento sobre el gigante asiático.
Como parte de su labor periodística y de corresponsal en la agencia Prensa Latina, Zamora escribió un centenar de artículos sobre la región. La minuciosa compilación realizada para este volumen ofrece un abanico de impresiones sobre la cultura, tradición, historia, economía y curiosidades de la sociedad china.
Con especial observación —característica que de seguro adquirió como psicóloga social— la autora se aproxima a una legendaria nación que no deja de maravillarnos. Periodismo y literatura se unen a través de estos textos. Crónicas que también resultan relatos breves, en fin, un libro que por su sencillez y claridad vale la pena leer.
Publicada por la Casa Editora Abril, la compilación tiene cerca de treinta ilustraciones creadas específicamente para este volumen.
Si acudes a Crónicas…, seas conocedor o no de este país y a pesar del tiempo transcurrido, hallarás en sus páginas, con certeza, un reencuentro entre el pasado, presente y futuro de una China que hoy despunta como epicentro del mundo.
Nancy Zamora, psicóloga de profesión y periodista por treinta años de Prensa Latina. Fue corresponsal en París, Madrid y Beijing junto a su esposo, el también periodista Alfredo García. Además, fue editora de revistas como Avances Médicos de Cuba y Orbe especial para Nicaragua y Bolivia.
Complejidad y tradiciones de los nombres
Cuando un extranjero llega a China y alguien le presenta a un ciudadano de esta nación, nombrado, por ejemplo, Cheng Hui, seguramente el visitante dirá: “Mucho gusto, señor Hui”; y así aparecerá su primer error en las relaciones sociales.
Claro que el error es totalmente involuntario y nada original, porque resulta generalizado para quienes desconocen la cultura de este milenario y extraordinario país.
Sucede que la forma correcta en ese saludo sería:
“Mucho gusto, señor Cheng”.
Simplemente, porque el apellido antecede al nombre propio en la identificación de una persona.
Tampoco la esposa del señor Cheng es nombrada Cheng, porque después del matrimonio, las mujeres chinas conservan su apellido de soltera. 
Por otra parte, no es habitual encontrar apellidos compuestos unidos por un guion intermedio, resultantes de la combinación de los apellidos de una pareja. En la actualidad, los hijos utilizan el apellido del padre, pero no siempre fue así.

 

Escritora cubana Nancy Zamora Pérez.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 467929
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M