Domingo, 18 de Noviembre de 2018 - 8:02 am

La vida también cabe en un par de patines

Total de votos: 13
Vota por este contenido.
Publicado: 
Lunes, 20 Julio 2015
Por: 
Mairyn Arteaga Díaz (AIN)
Mairyn Arteaga Díaz (AIN)
Imágenes: 
Arelys María Echeverría (AIN)
Wendy de la Caridad García Jiménez, medallista de plata y tres de bronce, en los Juegos Nacionales Escolares.

A simple vista Wendy parece una niña seria, tal vez un tanto tímida, pero hablas con ella y te das cuenta de que posee una fuerza interior enorme y un pensamiento bien enfocado en lo que quiere: por ahora, ganarle a su entrenador de patinaje.
Se llama Wendy de la Caridad García Jiménez, vive en Santa Clara y dice que el patinaje llegó a su vida en 2009, cuando que entró en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) “Héctor Ruiz Pérez”, y que desde entonces apenas se baja de las ruedas.

Realmente yo soy fondista, elegí este deporte porque siempre exige más de ti. Cuando aparece el cansancio y casi no puedes más y todas las personas están en las mismas condiciones, me digo: sí puedes, y a pesar de todo, sigo en la competencia.
Eso me satisface.

Wendy tiene 14 años, cursa el noveno grado y es la capitana del equipo, en el que hay más niñas y otros tantos varones.

Cuenta que al final del día, cuando es necesario soltar los patines y descansar, prefiere oír música y reunirse con sus amigos de la cuadra, aunque, si la dejaran, hasta dormiría con sus implementos.
En 2014 durante la edición de los Juegos Nacionales Escolares, la muchacha que ríe poco, al menos ante las cámaras, obtuvo una medalla de plata y tres de bronce: la primera en los ocho mil metros por puntos; los otros metales, uno, en cinco mil, y dos, en los 10 mil metros.
No fue difícil alcanzar estos resultados, no era tampoco mi debut en estos eventos, a lo mejor ya estaba un poquito acostumbrada por las veces anteriores.

Y lo cuenta con la tranquilidad de los campeones a los que los títulos y lauros apenas los deslumbran, o no lo hacen; Wendy, en estos casos, opta por mantener sus ritmos y superar, en la medida de lo posible, cada uno de sus logros.

Quizás por ello, para su entrenador Santiago Álvarez Mejías, Wendy deviene una excelente atleta con mucho interés en su preparación física, aun en los tiempos en los que no abundan los topes deportivos.
No solo es excepcional en la pista –añade Santiago- jamás me dan quejas de ella en lo que a la parte docente se refiere. Sus notas la avalan, te diría que lleva a la par, y muy bien, estudio y entrenamiento.
Ella constituye el ejemplo del equipo, hay que verla en los meses de vacaciones,no hay horas libres, corre, hace aerobios, todo en pos de mantener la forma, y compite conmigo todos los días para ver si me gana: esa es su principal motivación, concluye su mentor.
Santiago, en sus años de deportista, fue Campeón Nacional de Patinaje en siete ocasiones y participó en varios torneos internacionales.
Explica que la práctica de los patines entró a Cuba en 1991 con vistas a los Juegos Panamericanos y que hoy se ejercita en 12 provincias del país en las categorías escolares y juveniles. Los tres territorios más destacados son La Habana, Sancti Spíritus y Villa Clara.
Y en parte, si se quiere, Wendy se erige como uno de los eslabones que hace posible esta condición. Para eso, ella también trabaja y se esfuerza, y lo consigue.
Estoy aquí para formar parte del equipo nacional y para ganar el oro, se despide Wendy sin dar tiempo a más.

La última palabra todavía resuena en el aire y la muchacha rueda veloz en la pista, como cada mañana. A simple vista Wendy parece una niña seria, pero, ya se sabe que no lo es.(AIN)
 

Wendy sueña con formar parte del equipo nacional y para ganar el oro.
Wendy sueña con formar parte del equipo nacional y para ganar el oro.
Santiago Álvarez Mejías, entrenador del equipo junto a sus atletas.
Santiago Álvarez Mejías, entrenador del equipo junto a sus atletas.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen

Historietas

Estadísticas

  • Visitantes: 471452
  • Usuarios Registrados: 2796
  • Último Usuario Registrado: Daniela S.M