... BIENVENIDOS ... 24 FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO LA HABANA' 2015 ...



La Feria Internacional
del Libro se realizará
del 12 al 22 de febrero en el recinto ferial de
La Cabaña con la
República de la India
como País Invitado de Honor, y se dedicará
a los escritores
Olga Portuondo
, Premio Nacional de Ciencias Sociales, y Leonardo Acosta, Premio Nacional de Literatura.
También participarán como invitados 184 escritores de 24 países.

...

Programa General
XXIV Feria Internacional
del Libro de La Habana

 
COMENTARIOS Email: pionero@editoraabril.co.cu
 

El discreto encanto de tener ingenio

Por: Antonio López Sánchez

Resulta arduo y encantador el ingenio. Y claro, no se trata de poseer una colección de la obra cumbre de Moreno Fraginals, o un complejo agroindustrial azucarero (no obstante se asegure todavía en Cuba que quien tiene un amigo tiene un central). No, no. El ingenio es misterioso, inasible, pero constatable.

Una entidad individual o colectiva, según se manifieste, muchas veces anónima, que lo mismo mantiene funcionando un almendrón septuagenario, como chotea y hace pública en solo horas la última y más absurda de las variantes posibles de cualquier disposición, suceso o trámite. En dos palabras, una volá distinta, como diría el maestro Héctor Zumbado.

Lo que sí es dable comprobar es su presencia, una vez que se muestra. En el caso de la escritura, más aún cuando se ofrece desde un libro. Y algo así será posible con la lectura de La desgracia de tener ingenio, texto de la autoría de María del Pilar Díaz Castellón, publicado bajo auspicios de la Casa Editora Abril.

Para quienes buscan en la literatura, además del saber, el placer; para saciar la avidez y la curiosidad; para aprender a la vez que simplemente disfrutar de variopintos retratos y análisis, este será un título estupendo. En aire cronicado, casi siempre desde esa primera persona que desde la pluma protagonista acerca tanto a quien la lee, los trabajos que componen la obra se recorren con gusto y agrado.

Un par de señales pueden añadirse. La primera, sobre los orígenes de estas páginas. Su propia autora, profesora titular universitaria por más señas, explica que nacieron, primero, destinados a un boletín en la Facultad de Filosofía e Historia y que luego se aplatanaron en los mundos del web y las páginas virtuales. Lugar donde, por desfortuna, todavía no son alcanzables para muchos coterráneos, inquilinos de los predios de intramuros, y papel, en nuestra soleada ínsula. El por qué, la segunda

acotación, lo aclaramos mejor en palabras de la escritora. “Los libros académicos suelen ser muy aburridos. No veo ninguna objeción a la risa. Aprender no tiene por qué ser tedioso.”

Así pues, La desgracia de tener ingenio se pasea por los hábitos sociales de los franceses. Por las razones de la toma de la Bastilla. Por los saludos, los letreros, los defectos y otros varios de los buenos y malos demonios que pululan por nuestras calles. Por Sherlock Holmes, Les Luthiers y Alejandro Dumas. Hasta por esas barrabasadas diarias, nunca escasas por desgracia, que sufrimos los criollos y criollas avencidados en esta villa habanera, y de seguro, aunque los ejemplos sean citadinos, en otros sitios del país. Todo con fino gracejo, buen gusto y punzante humor.

Decimos humor, con toda certeza. Porque si bien no es el libro que provoque a cada línea la carcajada estentórea, escatológica, que salpique a quienes que rodean al que lee, se anda por sus páginas con una sonrisa en ristre. Es un texto que, como dijera alguna vez el propio Ernesto Acher (ex Les Luthier) sobre el objetivo del trabajo humorístico, busca inducir ese estado de gracia, más en la acepción divina que en la pura de comicidad, imprescindible al humor inteligente.

¿Inteligente? ¿Humor inteligente? ¿O sea, que habría entonces, por simple antónimo, un humor bruto? Tristemente sí, y más en nuestra Cuba actual. Inculto, trivial, soso, vulgar en el más amplio y de sus sentidos. Aunque, en puridad, ni sea humor (ni arte, ni nada), y no tenga la menor relación con este libro que reseñamos. Porque sí, es humor inteligente el de estas páginas. Para la curiosidad de todas las edades y para mover las neuronas.

En cuanto a lo menos logrado, quizás alguna referencia; alguna que otra mención a lugares, figuras o hechos; algún que otro sintagma en otro idioma que no siempre se aclara… Esos trazos tal vez necesitaron de complicidades más elaboradas, de una explicación mayor, que no por eso más extensa, en busca de comunicarse mejor con un “lector promedio”, que no sea, como ocurre a veces en el libro, un colega universitario de alta preparación. Pero en verdad, es peccata minuta la existencia de esas sombras en medio de un mar de luces. Y, en tales situaciones, siempre nos queda el recurso de ir en pos del auxilio del mataburro. Aunque sea una interrupción tan incómoda como las notas al pie que satiriza, en cuanto a hacerlas y en cuanto a leerlas, la propia escritora en uno de sus trabajos.

De modo que recorra La desgracia de tener ingenio, irónico y cuestionador desde el propio título, y disfrútelo. Una pizca nutritiva y saborizante de buena pimienta en gracejo y saber le aguardan en estas páginas. Y luego, como pide en la presentación su propia autora, cuéntenle si funciona.

WebMaster: Raimara García Velázquez
© Copyright Pionero 2015.